domingo, 11 de marzo de 2012

CONTINÚAN LAS APORTACIONES DESDE CASA

El jueves nos llega una foto del papá de Álvaro en camello y cierta información que nos trae David sobre un desierto cercano...




Álvaro: He traído una foto de mi padre que está en el desierto con un camello.
Manu: Pero tu padre no puede llegar tan lejos hasta el desierto.
Álvaro: Claro que sí.
Manu: ¿Y cómo ha ido?
Rubén: Pues ha buscado un camello y se ha sentado en él...
Álvaro: Pues sí ha ido al desierto porque ha ido en avión.
Manu: ¿Y cómo va a ir al desierto en avión? Porque si se para en la arena del desierto se hunden sus ruedas.
Andrea: Sí, porque son muy pequeñitas.
David: No, porque vuela muy bajito y no pone las ruedas en el suelo.
Yo: Y entonces, ¿el papá tiene que saltar del avión cuando el avión está volando bajito?
David: No, espera a llegar a la ciudad y entonces el avión se pone en el suelo.
Manu: O puede ir en helicóptero y después le prestan el camello.
David: ¿Y cómo ha vuelto después a tu casa?
Álvaro: Pues habrá vuelto a casa con el camello.
Yo: ¿Y cómo vuelve después el camello al desierto?
Álvaro: Pues él solo.
Alguien: O en avión...
Nour: Pues no, porque un camello no puede volar en avión.

David también ha traído un papel escrito con información.
En España también tenemos un desierto, ¡mucho más cerca de lo que pensamos!
Está en la provincia de Almería y es el desierto de Tabernas.
David nos cuenta que en este desierto hacen películas, ¡y que su padre corre allí en un circuito de motos!
¡Gracias de nuevo a las familias!





4 comentarios:

Natalia dijo...

Uyyy llevo 20 minutos riendo...El camello se quedó donde estaba, bueno, hasta donde se aquí no lo tenemos jejeje. Este proyecto, como todos hasta ahora, fomenta la imaginación de nuestros peque mas de lo que nos podamos esperar. Gracias seño por compartir con nosotros estos momentos!!!

Noelia dijo...

jajaa estoy contigo natalia, llevo un rato riendome, muy buena la tertulia.... no dejan de sorprendernos.... besos

Eva dijo...

Eso está bien, Natalia, cada cosa en su sitio...
Supongo que lo único que faltaba era un camello en casa, ¿no?
Gracias a vosotros, ¡¡¡ya lo sabéis!!!

Eva dijo...

Yo también me reí mucho con esta tertulia, Noelia... no tiene desperdicio.
Besos